Cómo volver a la rutina después de un descanso

volver a la rutina

¿Te está costando acostumbrarte de nuevo al día a día?

A todos nos está pasando. Después de las fiestas, vacaciones, o largos períodos en los que no nos regimos por nuestra rutina diaria, es difícil volver a coger el ritmo. Y la pregunta es, ¿Quieres volver a coger el ritmo? O mejor dicho “ese ritmo”. Puede que la respuesta sea que sí. Pero puede pasar que la razón por la que te esté costando tanto volver a tu día a día sea, que realmente no te apetece seguir más con esa rutina.

Hay afortunados que pueden decidir dar cambios radicales a su vida. Pero la mayoría de nosotros tenemos que seguir más o menos dentro de los parámetros de lo conocido. Entonces ¿qué hacer?

Te proponemos que esta vez, vuelvas a la rutina, pero no del todo. Es decir, no vuelvas a hacer las cosas igual. Un pequeño cambio puede hacer maravillas en nuestra vida diaria y hacernos sentir renovados. Así que a partir de ahora, no vuelvas a la rutina, ¡¡Cámbiala!

Para cambiar los comportamientos tan conocidos hasta ahora, te dejamos estos sencillos tips. No te costarán mucho y notarás el cambio positivo que le dan a tu día a día.

  • Despiértate antes:

    dormir

Por horrible que pueda sonar, despiértate antes de lo que usualmente lo haces. Dormir es un placer, pero el tener una mañana en la que no tengas que salir corriendo de casa también puede ser algo en lo que puedas encontrar paz. Despertarse temprano por decisión propia es mejor a esperar con miedo al sonido da la alarma. Es además un excelente truco para que de pronto tengas tiempo para hacer todas esas cosas para las que normalmente no lo tienes, como desayunar, hacer ejercicio, hacer algo que te apasione, ponerte al día con las noticias.

  • Toma otro camino para llegar a tu destino:

    volver a la rutina en metro

Normalmente cogemos el mismo camino todos los días. Puede que sea el único que existe, pero puede que tengas la suerte de tener más de una opción. Incluso si sólo hay una forma de llegar a donde tienes que ir, en vez de subir en el elevador, sube por las escaleras. Aparca en un sitio diferente, bájate una estación antes. Este pequeño cambio le dará novedad a tus mañanas y hará que conozcas nuevos lugares, te cruces con nuevas personas, algo que siempre es refrescante.

  • Desayuna bien (siempre):

    buen desayuno

A veces no tenemos tiempo de nada antes de salir de casa, ni para desayunar. Pero es muy importante que incluyamos este hábito en nuestra rutina diaria. Desde el punto de vista fisiológico, desayunar rompe con el ayuno prolongado que hacemos al dormir. Este ayuno hace que algunas funciones del cerebro se duerman y el aporte energético del desayuno las despierta, dándonos el empujón que necesitamos para desarrollar nuestras tareas diarias. Si encima de que no estás del todo contento con la rutina, te encuentras sin energías a la hora de afrontarla, el resultado claro que no será de tu agrado.

  • Haz planes nuevos:

    planes fuera de la rutina

En tu rutina diaria probablemente tienes siempre los mismos planes. Si quieres un cambio es hora de que hagas planes diferentes. Por ejemplo, si todos los miércoles bajas al bar a por una caña, esta semana ¿por qué no utilizas ese tiempo para ir a patinar al parque? Y así, planifica hacer actividades nuevas, en los espacios de tiempo que por defecto dedicabas normalmente a algo. Vivir experiencias es lo que más feliz nos hace, así que invierte tu tiempo sabiamente. Es también una forma de conocer personas nuevas que te ayudarán también a dar un cambio en tu rutina.

  • Cambia algo:

    espacio organizado

Siguiendo con los cambios, cambia algo en tu casa, en tu oficina, en tu coche. Reorganiza los muebles, tira lo que ya no usas. Renovar tu entorno siempre trae novedad y eso anima tu vida. Es además una forma de hacer espacio a todo lo nuevo que está por llegar a tu día a día. Puede ayudarte también a plantearte nuevos proyectos que rompan con el hilo conductor de esa rutina a la que quieres darle un sacudón. Los beneficios de estos pequeños cambios los disfrutarás incluso en el largo plazo.

  • Cuida tu cuerpo:

    rutina de ejercicio

Si ya tenías una rutina establecida que incluyera el cuidado de tu cuerpo, tal vez puedas revisarla y cambiarla, agregando o quitando cosas. Si no la tenías, no hay momento como el presente. Agregar el cuidado de tu cuerpo a tu día a día es una excelente forma para hacer tus días más felices. Si, hacer ejercicio y comer saludablemente es una forma de sentirte más feliz. No hay nada más importante que la salud, así que es tiempo de cambiar tu rutina agregando estas prácticas.

  • Fíjate objetivos nuevos:

    nueva meta

Haz un balance de todo lo que has alcanzado hasta ahora y pregúntate, ¿ahora qué quiero lograr? Plantearse nuevas metas por las que sentirse emocionado es una buena forma de afrontar el día a día desde una perspectiva nueva.

El secreto es afrontar de nuevo el día a día, sacudiendo la rutina que habías tenido hasta ahora. Por pequeño que sea el sacudón, éste traerá cambios que te facilitarán el volver a las cosas que necesariamente tienes que volver. Siempre ten presente que mientras más experiencias,  hábitos saludables y personas nuevas incluyas en tus días, más divertidos serán.

En HIPLAN te echamos una mano para que vayas agregando experiencias y personas nuevas a tu vida ?

[Total:0    Promedio:0/5]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Escribe tu nombre