Disfruta bailando salsa

La música latina está de moda, eso es indudable. Muy impedido hay que estar del oído para no escuchar por la radio, o en la calle a alguien tarareando el “des-pa-cito”, y es que lo latino gusta porque contagia alegría. Este post que trata sobre el arte del baile, no podía pasar por alto el tsunami latino y el mayor exponente de la felicidad que se siente bailando salsa.

Un género nacido en… Nueva York

Por un lado están los ritmos afrocubanos que nacieron en la isla de Cuba fruto de la música hispana de los conquistadores españoles mezclada con la música de los esclavos africanos, dando resultados como el mambo, el cha-cha-chá, el son cubano… Ritmos que son hoy la base de la salsa.

Por otro lado nos tenemos que remontar a los años 60 cuando se dio una fuerte emigración de latinoamericanos de diferentes países a Nueva York, ciudad que se convertiría así en la más influyente para este género musical gracias a los ritmos tropicales que, junto a los ritmos afrocubanos, se instalaron en la ciudad. Muchos músicos acoplaron estos sonidos en las orquestas de jazz haciendo posible la fusión que hoy conocemos como “salsa”.

¿El nombre? La teoría más sólida es la de una radio venezolano donde un programa conducido por Phidias Danilo Escalona emitía este tipo de música y estaba patrocinado por una marca de salsa de tomate, introduciendo las canciones haciendo referencia a dicha salsa.

Primeros Pasos

Hay que saber que la salsa tiene multitud de beneficios para aquellos que lo practican, tanto para la salud física como para la salud mental. Al fin y al cabo es un ejercicio que como cualquier otro, al practicarlo, liberamos endorfinas, las hormonas de la felicidad que nos aportan un estado de calma y alegría instantáneo. Pero los resultados no se quedan ahí ya que, con un poco de constancia veremos diferentes efectos que serán las razones por las que preguntarse por qué no llevamos toda la vida bailando salsa.

Beneficios

-Bailar salsa es una experiencia fantástica, compartirás tu momento junto a otras personas que estarán con la misma predisposición para pasarlo bien y disfrutar. Estarás, por tanto, siguiendo una de las claves de la felicidad. El tiempo que estés bailando salsa estarás desconectado de cualquier otra cosa, da igual la índole del problema, el universo del baile te sumerge en una burbuja en la que solo importa el ritmo, la música y el sentimiento, te darás cuenta de lo rápido que pasa el tiempo cuando uno está disfrutando. Lamentablemente la salsa no arregla los problemas, pero si los pausa.

-El ritmo contribuye a una tonificación del cuerpo ya que las caderas, los hombros, las piernas y casi todo el cuerpo está en constante movimiento consiguiendo así un desarrollo de tu resistencia y flexibilidad.

-Este baile obliga a adoptar una buena postura corporal así que, dependiendo de cómo de educada tengas la tuya, te ayudará a mantenerla o a mejorarla, así como ganar puntos en equilibrio.

-Es una maravillosa alternativa al estado de hastío. Tal y como os intentamos explicar en este otro post, estamos a favor de un buen aprovechamiento de nuestro tiempo y, por lo tanto, prescindimos enteramente del aburrimiento. La vida está para aprovecharla.

-Lo más importante es el aumento de la vitalidad y la energía. Déjate llevar por su ritmo contagioso y disfruta.

Requisitos

Estamos de enhorabuena porque la salsa no es muy exigente de cara a sus nuevos adeptos, y es que no hace falta tener una gran preparación física ni tener una formación como bailarín, tan solo hay que disponer de una cierta habilidad motora y un sentido del ritmo. Esto quiere decir que si formas parte de ese tipo de personas que cuando toca dar palmas van rompiendo radicalmente el compás, o eres de esos que cuando suena “la macarena” provocan una confusión irreparable en la verbena del pueblo, a lo mejor te costará un poco más.

Bailar salsa no requiere una preparación especial, por supuesto al iniciarse nos costará más o menos dependiendo de una serie de factores como nuestro estado físico, la edad etc. Pero no es excluyente en ningún caso y aquí tenemos las mejores pruebas de ello:

Por un lado una mujer a pocos días de cumplir 80 años se luce con este espectacular derroche de ritmo bailando salsa. Por otro lado una mujer embarazada de siete meses que realiza una performance digna de la mejor bailarina del género.

No hay excusa, los beneficios que brinda el ancestral arte de bailar, y más precisamente el arte de bailar salsa, son totalmente definitorios. Si dudas al apuntarte a alguna actividad, si quieres conocer gente nueva, si te ves con un aspecto físico un poco flojo de cara al verano y no quieres volver a lucir ese flotadorcillo humano, o si sencillamente quieres pasarlo bien, ¡no lo dudes!

Aprovéchate de HIPLAN si quieres ir con alguien que tenga los mismos conocimientos que tú por si tienes miedo a pasar vergüenza, el caso es que se trata de una puerta abierta a la diversión.

 

HIPLAN
HIPLAN es una app para conocer gente. Podrás conectar con los demás, haciendo planes que os gusten a ambos.
¡¡Deja que la diversión te encuentre! Bienvenido a la experiencia HIPLAN
Sin comentarios
HIPLANDisfruta bailando salsa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *